Disciplina Mental - Segunda cuaterna - Video y Audio


Segunda cuaterna: La determinación

5º.- Ver en la memoria la tendencia. Observación de la “forma mental” no como representación sino como acto que tiende a ligarse a un objeto de representación. Por tanto, se observa en las representaciones la tendencia. El esfuerzo muestra la tendencia de la memoria (representaciones) a surgir completando actos... Todos los fenómenos que se me aparecen lo hacen en la memoria. La memoria completa los actos que la conciencia lanza.

Ahora aparece algo más. ¿Qué es esto de la tendencia, a qué viene? Voy a ver en la memoria la determinación. Un mecanismo de funcionamiento, con aquello de los actos y los objetos incesantes, que me condiciona en una dirección. La memoria que parecía tan dócil, una reproducción de la realidad, ahora resulta que viene con imposiciones. Con una tendencia e imposición. Así podemos observar la forma mental, esa estructura acto-objeto. Hasta ahora había visto objetos, pero ahora hay que observar la forma mental. No es una representación, no es una imagen. ¿Entonces qué es? Es algo en donde yo estoy emplazado. Es ese ámbito de mi conciencia que se mueve dentro de ciertos parámetros. Pero no es un representación; estudio esta forma como una estructura, no como un objeto. No veo objetos sino que ahora veo esa forma mental que esta en mí. Es un atributo de mi conciencia la forma mental. Y no puedo visualizarla como un objeto, sino como un conjunto de actos. Establezco ya diferencias entre un acto mental y un objeto. Veo que siempre los actos están trabajando y apuntando a objetos, donde la conciencia busca su descanso. La forma mental tiene que ver con la articulación de esos actos que se completan en objetos. Estoy “sometido”, condicionado por la forma mental. Estoy metido en una forma mental de actos que buscan completarse, acertada o equivocadamente. Indefectiblemente los actos están ligados a objetos. Son estructuras noético-noemáticas. No puedo separar en esta estructura los actos de los objetos porque tienen una relación indivisible. No hablamos solamente de datos hiléticos (materiales), sino también de objetos mentales.

Se me presenta el hecho de la estructura acto-objeto, ese determinismo que se me impone como forma mental.

6º.- Ver en la tendencia el encadenamiento. Se observa que aun prescindiendo de las representaciones, el esfuerzo por eliminarlas surge como expectativa, como instante en el que se logra o no tal estado, como atención dirigida pero determinada. En suma: a las experiencias, a las resistencias mentales y a los esfuerzos se los observa como "fuerzas" o "tendencias" a las que está encadenada la conciencia y sin las cuales parece no poseer estructura organizada. Este paso muestra que sin la "tendencia" en general, la conciencia no puede actuar. Se trata, en suma, de atender a la "mecanicidad" para pensar, atender al encadenamiento de la conciencia o a la oposición a la "tendencia". Trato de frenar los actos y el funcionamiento. Pretendo “vaciar” pero siempre hay actos y objetos y movimiento.

Entonces hay un encadenamiento en la tendencia. “Voy a pensar pero sin representaciones”, me digo. Es una ingenuidad psicológica, ya que también tengo imágenes y representaciones cenestésicas. Hagamos la prueba, imaginemos un tornillo de 12 pulgadas. Ahora saco esa representación, ahora no lo voy a ver, me digo. Sí, pero va aparecer de nuevo; queda en copresencia y después vuelve, aparece nuevamente. El esfuerzo por eliminarlas surge como expectativa. Por un instante he logrado no ver el tornillo y ¡de nuevo!, ahí está. Lo tienes “atornillado” en el cerebro. La maldita expectativa me encadena, ahí estoy siempre apuntando al momento siguiente. Son los determinismos del pensar, actos y objetos que mutuamente se requieren.

7º.- Ver en el encadenamiento lo permanente. Se observa que no obstante las variaciones de las expectativas, de las "resistencias", de los instantes de conciencia, lo permanente es el encadenamiento. No hay otra forma de actividad que no esté encadenada.

Entonces con tanta “dictadura”, aparece todo este encadenamiento y determinismo, descubro que en el encadenamiento está lo permanente. Son distintas operaciones mentales, pero todas imposiciones en las que observo ese encadenamiento de actos y objetos. Cambio de canal, trato de ver otra película y ahí están las expectativas. Hago experimentos para ver en qué configuración me siento libre y veo que no es posible. Estoy absolutamente controlado. Son determinismos y les llamo “encadenamiento”.

Hay una búsqueda de libertad que pueda sustraerme del encadenamiento, pero descubro que lo único permanente es ese encadenamiento de los actos a los objetos mentales. “Entonces me dedico sólo a los actos, vacíos”, me digo. Bueno, eso no es posible. Estoy encerrado en una conciencia encadenada en su estructura básica. Se observa que la conciencia tiene una estructura y un funcionamiento que me resultan ineludibles.

8º.- Ver lo permanente en uno y todo. Se observa que la diversidad de los fenómenos es aparente y que todo fenómeno es en sí, encadenamiento. Vale para la conciencia en sí como para la cosa en sí y por tanto la conciencia y las cosas se identifican en sí y no en cuanto fenómeno. Así es que la identidad es permanente y la diversidad es variable. Uno y todo son idénticos y permanentes. No existen distinciones entre uno y todo. Me pregunto por lo otro–que–yo. También el mundo “externo” se me presenta estructurado.

Esto es una curiosidad. Veo que los árboles crecen, el otoño y el invierno, todo va cambiando, ¿cómo que ver lo permanente? ¿Cómo es esto? Me encuentro con la naturaleza diversa, la diversidad de los fenómenos, pero en todo eso está el encadenamiento. Y encuentro que todo fenómeno mental en sí implica encadenamiento. La cosa en sí o la conciencia en sí están encadenadas. Se identifican en sí, tienen identidad en cuanto tales y no en cuanto fenómeno. Cada vez me encuentro con más cosas que me impiden liberarme.

Aparece la pregunta acerca de la intersubjetividad, ¿cómo es posible que una conciencia se pueda comunicar con otra?, ¿cómo es posible una misma representación en dos conciencias diferentes?, ¿dónde está lo común: en la representación o en la naturaleza de la conciencia? Estamos en un continuo trabajo de investigación, que es de una tensión muy grande.

Aquí termina la segunda cuaterna, con más complicación que la primera, pero con comprensiones más profundas sobre el funcionamiento de la conciencia, sus condicionamientos y sus limitaciones.


Link al video Disciplina Mental - Segunda cuaterna: La determinación


Link audio D.Mental 2º Cuaterna Victor P.

Botón derecho "guardar como" descarga MP3 D.Mental 2º Cuaterna Victor P.


Link entrada relacionada Disciplina Mental - Primera cuaterna - Video y Audio




www.imaginatuvuelo.blogspot.com

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Habilita tu perfil en Blogger o comenta tildando la opcion anonimo.Gracias por comentar...



 
Ir Arriba