Las expectativas


Cuando experimentamos mucha expectativa en algo, perdemos neutralidad frente a esa situación.

Así, las expectativas son tensiones mentales y emotivas excesivas frente a un hecho o una situación imaginaria o perceptual.

Porque “espero” no solo con el intelecto, sino también con la emoción.

Así, cuando no hay expectativas o éstas son muy bajas, todo lo favorable que suceda nos sorprenderá gratamente.

En un ejemplo, si estoy escalando una montaña y mientras lo hago mi atención está pendiente de la foto que me voy a sacar en la cima, para mostrarles a mis amigos, es muy probable que pierda atención en los pasos planeados para llegar al objetivo.

Así, esta expectativa excesiva por el fin a lograr me hace proclive al accidente o al desvío.

Reconozcamos que los pasos no nos fascinan o extasían como la visualización del objetivo, pero convengamos que transitarlos y recorrerlos nos dejan un claro registro de coherencia y además sin ellos, seguro no se llega al objetivo.

Por lo tanto es muy recomendable para avanzar sobre cualquier proyecto, el atender a los pasos y reducir las expectativas que se experimentan como excesivas.*


*(extracto)"Las expectativas y la serenidad"
del libro "Temas de la Construccion Humanista" - de Jano Arrechea.

Link Video aprender a aprender


1 Comentário:

Heber dijo...

Hola Matias,
Muy bueno tu blog. Lo sigo desde hace un tiempo, me gustan mucho los artículos antiguos. Una sola queja: se te olvidó agregar el link del PHI, si no lo tenés acá te lo dejo: http://www.internationalhumanistparty.org/
Un fuerte abrazo

Publicar un comentario

Habilita tu perfil en Blogger o comenta tildando la opcion anonimo.Gracias por comentar...



 
Ir Arriba